Archivo de la etiqueta: carnavales

Extrañando mi propia tierra

calles-capital-vacias-enero_NACIMA20140101_0087_6

Carnavales patéticos. Así es la manera de decirlo. Hubo una época que me encantaba quedarme en Caracas en días de asueto. Disfrutar la ciudad, las plazas, las calles vacías, el metro, el ateneo, ver cine de autor en la Benacerraf, El Hatillo, el gusto de hacer mercado en días de total tranquilidad, ir a Farmatodo a comprar un antojo, comprarme un helado de palito y ver a los niños disfrazados jugar con papelillos. Sorprenderme que existe aún alguno que lleva el disfraz del Zorro. Tomarse una cerveza en El León y después volver a casa tranquilamente a las 11 de la noche. Estacionar el carro en la calle.

Las calles estaban vacías. Si, como no. Pero en estos días es una locura ir a caminar a Sabana Grande porque a algunos fascinerosos les da por subirle el tono al carnaval a carajazo limpio. Además la cosa se ha puesto poco interesante, que los trajes de princesa, Superman y la mujer maravilla pasaron a uniformes militares o de algún político preso. Y hablando de eso… la fecha se da para recordar las protestas del año pasado, ahora con el chance adicional de que si puedan dispararte legalmente.

Comerse un helado de palito, algo así como un pastelado, para mí es romper una regla. Azúcar no. Pero no es posible. Conseguir un helado EFE es imposible en una plaza de esta ciudad. Lo peor del caso es que cuando uno se traslada en moto, eres capaz de cubrir todo el territorio en una sentada. Realmente me quedé con el antojo.

Ni hablar de la cerveza. La ciudad está oscura, triste, aburrida, sin la música escandalosa que la caracteriza, sin los culitos morenos de playa con ganas de rumbear un domingo de carnaval, sin los mesoneros insolentes del León, sin la insoportable necedad de ir al San Ignacio a ver carajitas y tomarse una birra. Mucho menos comerse algo, porque todo se va acabando y por ser feriado, reponer el inventario es muy difícil.

Extraño la Benacerraf. Era mi sala favorita, aunque en la de la cinemateca se podía fumar, esa sala fue la escuela de cine más importante que tuve. Es más, extraño el ateneo con sus obras de teatro frikis, su plaza llena de cigarrillos y el Rajatabla después de comprar muchos libros muy baratos que me leía en una sentada en algún banco de la plaza. Si es que no te ponías a jugar fuchi. Las luces de la ciudad se han ido apagando. Tanto, que las pocas luces que quedaban en la ciudad se han ido yendo.

Sé muy bien lo que pasó. Se llama estupidez. Y ahora anhelo la misma ciudad en la que solía vivir, en la que vivo y ya no está. Estoy seguro que hay algo mejor que está aquí, en esta misma ciudad, que no se ha ido. Que esta por volver. Que hay que buscar.


Western de patio (o por que invitar a jugar carnaval a los amigos)

 

Hacer una fiesta con los amigos en estas fechas no es nada fácil, principalmente, por la imposibilidad de mantenerse seco. Se complica mucho más cuando están: tu amiga embarazada (y con salvoconducto), una esposa maliciosa que tiene el don de llenar las bombitas, una amiga con la mente maltrecha y sin compasión alguna, una madre mañosa y experta en el uso de la manguera, una hermana víctima plenipotenciaria con mucha ropa pesada, un valenciano experto en la toma de ron y bebidas espirituosas, ¡ah!y un pastel de pescado que quedo mundial.

Yo en lo particular, considero que es necesario hacer estas cosas de vez en cuando, principalmente, cuando el fin de semana dura cuatro días y Yaizi puede hacer su pastel de pescado…

Más fotos en el link: http://www.facebook.com/photos.php?id=544151282

PD: Octavita, octavita!


A %d blogueros les gusta esto: