Archivo de la etiqueta: caracas

Extrañando mi propia tierra

calles-capital-vacias-enero_NACIMA20140101_0087_6

Carnavales patéticos. Así es la manera de decirlo. Hubo una época que me encantaba quedarme en Caracas en días de asueto. Disfrutar la ciudad, las plazas, las calles vacías, el metro, el ateneo, ver cine de autor en la Benacerraf, El Hatillo, el gusto de hacer mercado en días de total tranquilidad, ir a Farmatodo a comprar un antojo, comprarme un helado de palito y ver a los niños disfrazados jugar con papelillos. Sorprenderme que existe aún alguno que lleva el disfraz del Zorro. Tomarse una cerveza en El León y después volver a casa tranquilamente a las 11 de la noche. Estacionar el carro en la calle.

Las calles estaban vacías. Si, como no. Pero en estos días es una locura ir a caminar a Sabana Grande porque a algunos fascinerosos les da por subirle el tono al carnaval a carajazo limpio. Además la cosa se ha puesto poco interesante, que los trajes de princesa, Superman y la mujer maravilla pasaron a uniformes militares o de algún político preso. Y hablando de eso… la fecha se da para recordar las protestas del año pasado, ahora con el chance adicional de que si puedan dispararte legalmente.

Comerse un helado de palito, algo así como un pastelado, para mí es romper una regla. Azúcar no. Pero no es posible. Conseguir un helado EFE es imposible en una plaza de esta ciudad. Lo peor del caso es que cuando uno se traslada en moto, eres capaz de cubrir todo el territorio en una sentada. Realmente me quedé con el antojo.

Ni hablar de la cerveza. La ciudad está oscura, triste, aburrida, sin la música escandalosa que la caracteriza, sin los culitos morenos de playa con ganas de rumbear un domingo de carnaval, sin los mesoneros insolentes del León, sin la insoportable necedad de ir al San Ignacio a ver carajitas y tomarse una birra. Mucho menos comerse algo, porque todo se va acabando y por ser feriado, reponer el inventario es muy difícil.

Extraño la Benacerraf. Era mi sala favorita, aunque en la de la cinemateca se podía fumar, esa sala fue la escuela de cine más importante que tuve. Es más, extraño el ateneo con sus obras de teatro frikis, su plaza llena de cigarrillos y el Rajatabla después de comprar muchos libros muy baratos que me leía en una sentada en algún banco de la plaza. Si es que no te ponías a jugar fuchi. Las luces de la ciudad se han ido apagando. Tanto, que las pocas luces que quedaban en la ciudad se han ido yendo.

Sé muy bien lo que pasó. Se llama estupidez. Y ahora anhelo la misma ciudad en la que solía vivir, en la que vivo y ya no está. Estoy seguro que hay algo mejor que está aquí, en esta misma ciudad, que no se ha ido. Que esta por volver. Que hay que buscar.

Anuncios

Mato por una Valenciana

Paella valenciana De mi Compradre @DonPascualon

Pues, si. Mato por una Valenciana. Adoro el gusto que tiene, su manera en cómo me perfuma el momento, su textura, su socarrat, como te digo, si… el sabor de una Paella Valenciana, bien hecha por supuesto, me trae de pelos.

El día  que la conocí fue de manos de mi compadre (Pascual Martorell, el del Pollo Sentao) quien apenas iniciaba su negocio con el tema de las paellas. En esos días de fiesta le pedí que me hiciera una de esas maravillas culinarias con el arte traído de las mismísimas Españas. Como de costumbre, esa fue una de las mejores cosas que nos pudo pasar en la vida (fotos en los post anteriores).

El tema es que quizá puede ser que a los venezolanos nos encante el sabor de la Paella con sabores marinos y animalitos por doquier (dice él, “es que a los venezolanos les gusta con muchos animalitos”, ¡triste!), o la exótica paella esta que hace con tinta de calamar, que si… es preciosa, pero yo no le veo el gusto…

La Paella Valenciana es, por así decirlo, uno de los  sabores más sutiles que he probado en mi vida: el aroma del romero, el arroz bomba (cuando hay), el garrofó, la exquisitez del conejo que le da un sabor que te cagas con su pollito bien hechecito. Si, debo reconocer que ahora que sé cómo es una paella, no puedo comerla de otra mano, en especial, cuando te comes la paella hecha por un Valenciano.

Aunque… él dice que hecha con leña de naranjal y liebre de cacería es para caerse de culo.

En estos días me pasó el link de la Comunidad de la Paella, además de unas fotos de cosas que se hacen que según me han explicado, he leído y aprendí a degustar, pues no se hace. Paella con chorizo, alcachofas, huevo, cebolla (nooooooooooooo cebolla no!) y hasta melón me he tenido yo que encontrar y me lo imagino… “una paella valenciana con un trozo de patilla y unas bolitas de melón con jamón serrano y unos tajos del mejor aguacate de la región… creo que no va a saber igual”. Lo que falta es que le pongan unos plátanos para criollizar el asunto. Ojo, hay unos cuantos bribones que son capaces de hacer una paella así… lo peor no es que la hagan, lo peor es que la venden, y mucho peor, es que alguien se las compra.

Las últimas veces que me he ido con el compadre de paellas, siempre hay un viejo (de ascendencia dudosa) que habla que hace unas paellas con yo no sé cuantas cosas, que hace que cualquier sabor que recuerdes de una pieza gastronómica de este calibre te den ganas de lanzársela a los pies a modo de protesta, y eso sólo con la vil descripción del sujeto, y claro, con la cara de mi compadre.

Bueno. Ahí le vamos con el Degustavila el próximos 30 de noviembre y como en las ediciones anteriores, voy con  nuestros amigos a educar sobre el sabor tradicional de la paella. Debo reconocer que este trabajo no es ad honorem: lo hago de manera descarada por una buena porción de Paella Valenciana y toda la cantidad del socarrat que pueda comer. Inclusive, les aseguro que es una de las experiencias más deliciosas que existe, y el sabor de cada una de las paellas va mejorando a medida que pasa la tarde. Así que les recomiendo que se paren temprano vayan a caminar y luego a comer paellas de Don Pascualón, acompañado con el #TeamPaella haciendo de las suyas.

Si quieren saber más de Don pascualón y sus paellas pueden pasar por su Facebook https://www.facebook.com/DonPascualon. Pueden pedirla por teléfono para que se la lleven a la casa o para que se la cocinen en vivo (¡llamen con tiempito eh! que la cosa se llena… y no se extrañen que sea yo mismo el que se las lleve). Además es patrocinarte oficial de la Penya Barcelonista Casal Catalá de Caracas (así, que cuando hay juego, pos ¡hay paella!).
Y como decimos por ahí cuando es bochinche… ¡SOCARRAT!

El Papa, Chavez, los medios y el síndrome Discovery Channel

Estuve terminando mi reposo justamente cuando se anuncia públicamente la muerte de Chávez, y digo públicamente por que sigo manteniendo mi duda, razonable, de que el presidente murió cuando murió y todo ese cuento… ese día Caracas se convirtió en un estacionamiento y yo tuve que volver a mi casa desde la clínica en la que me estaba viendo con el matasano, a pie, a punta de muletas. Nuevamente, entre la molestia de la pierna y todo, me acordé nuevamente de la madre del finado, pero esta vez para mis adentros: uno no sabe con quien se puede topar por la calle.
En medio de todo esto, yo andaba medio pendiente de la situación del Vaticano (y uno dice, y que carajo tiene de interesante una vaina que pasa tan lejos) y quería estar al tanto de la situación del Cónclave de la iglesia católica, pero con el asunto de sentirse mal, y ahora el tema de presidente recién fenecido, pues era poco lo que uno podía enterarse, o centrarle la atención, siendo más sensatos, de lo que pasaba del otro lado del charco.
Comenzaron las loas al Presidente, los actos conmemorativos, los traslados magistrales, los días sin trabajo (eso si que es malo malísimo), los lutos aletargados y postergables (así como si Venezuela le estuviera ganando a Italia y el arbitro Argentino se le pasa la mano con el descuento solo para que te encajen un gol… bueno, así), y las horas incomprensibles de discursos sentimentales e ideologizados, de marchas militares y de la insoportable voz del tipo del canal ocho con su voz acartonada y apesadumbrosa.
A todas estas llevaba, sin mentirles, más de 46 horas viendo el asunto, de canal en canal, de tema en tema, de cuentos, actos, noticias, chismes, diretes, opiniones, tweets que vienen y van, y finalmente, coño, insultos, groserías, mentadas de madre, ataques, fotos pendejas de lado y lado, actualizaciones tras actualizaciones, y una cantidad de pendejadas que ni te cuento. Cuando menos nos dimos cuenta, estábamos en campaña. Me obstine a tal punto que amenacé a mis amigos de llenarle el TL de fotos de animalitos tiernos y de actualizaciones de juego, para ver si la cosa empezaba a bajar las aguas. Pero nada… yo creo que les gusta los gaticos graciosos a esta parranda de ociosos, porque nadie le bajó la mecha a su campaña en apoyo del Maduro o El flaco…
A todas estas, del Papa, pues ni papa…
Me obstiné… apagué la computadora y cambié a Discovery. Lo juro, no he visto ni el traslado al cuartel de la montaña, ni los discursos de uno o de otro, ni los actos protocolares del traslado del Presidente, ni los cañonazos, ni las pendejadas del comando de la unidad, ni las del ministro de la defensa, ni de las mentadas de madre entre los acandidatos, ni mucho menos, al perro adoptado por la Guardia Nacional. Todo lo que sé, pos lo he visto después, leyendo lo que me cae por las manos, anacrónicamente…
Ya en Dicovery, descubrí como se hace una botella de aluminio, un lápiz de grafito y una cadena de bicicleta.Vi cosas en History de la Segunda Guerra Mundial que ni sabia, y aprendí yo no se cuanta cantidad de platos buenisimos para comer más sano, así como también aprendí sobre lo sorprendente de los cuerpos de los practicantes de artes marciales, que pueden hacer cosas que por lo general una persona normal no puede hacer.
Ya para ese momento, me preocupaba menos por el presidente y me estaba acordando… verdad que el Papa lo eligen por estos días…
Por fin, como siempre por Internet, me enteré de quienes eran los posibles papables en el cónclave que se estaba produciendo en Roma… De entrada me interesé mucho por el argentino, por su curriculum, por su carácter, por su actitud ante su espiritualidad, por su fortaleza. Honestamente ni sabia que era Jesuita. Creo que me llamó la atención otras cosas de él. Otros papables eran interesantes, sin embargo hubo cosas que no me gustaba de algunos de ellos, otros, me parecían interesantes. Pero, ¿qué carrizo puede interesarle a un tipo tan crítico a la fe como yo que el Papa cambie? ¿qué sea este o el otro? Sea como sea, el Papa iba a ser Papa sin que me interesara o no, pero había algo en todo este lío que mi interés iba subiendo. Pero en CNN y todos los demás canales, no paraban de hablar de Chavez y sus excequias.
En lo personal, me sentía un tipo menos aburrido, más culto, con mejores habilidades para la alimentación sana, y más informado sobre las cosas menos mundanas y menos intoxicado, o Infoxicado de pendejadas políticas del país en el que vivo… es más, estuve considerando ni siquiera ir a votar, cosa que se me pasó porque tengo un corazón sumamente político y contra eso ni mi páncreas puede. Al fin y al cabo, yo que tengo fama de escribir muy mal de este gobierno y seguramente de los que vienen, preferí no referir comentario alguno sobre el tema, primero porque no me parecía oportuno. Mi opinión se conoce, punto. No era necesario en este momento tan sensible, ponerse a decir impertinencias.
Por si las dudas, sigo creyendo que este país ido al carajo. No deja de interesarme, pero las cosas que uno ve y siente que pueden ser mejores para el alma y el corazón son en este momento más importantes…
Un día, ¡al fin!, pude saber algo del Papa en CNN. Todo estaba empezando a moverse hacia los temas de la fe, hasta el Sr José Levy estaba en el Vaticano, que ya era bastante decir… Cuando supe había pegado la quiniela y que el Papa era el argentino; y mucho más, que era Jesuita, me alegró muchísimo más: sentí que todos estos años de ideas y de estudios, de años de repetición tras repetición de valores e ideologías en un colegio de hombres se sotana negra y cara de culo, eran hoy un compromiso mayor, que ese pacto de pobreza que necesitaba la iglesia en la que yo creía, era posible hoy.
Aún no creo que eso es lo que le espera a mi país, quizás por eso me distraje y me dediqué a considerar cosas más importantes, como mi fe, que si me preguntan, aún no sé por dónde la dejé, pero seguramente la encuentro pronto, así como mi pasión por mi país, y más allá, mi pasión por la política como un instrumento de fe para aquellos que desean que su vida cambie, obviamente para mejor.
Considero que una cosa tiene que ver con la otra, sólo que en distintos planos. La fe y la justicia se llevan de la mano, y creo que después de tantos años, sigo caminando torcido por el camino derecho. Esperemos que los medios y los periodistas, puedan entender esto que sucede en este mundo y hacia donde deben ir las cosas, porque sin ellos, mejor dicho, sin nosotros, la visión del mundo de aquellos que creen que somos honestos y humildes con nuestras audiencias va a terminar de explotarnos en la cara, y eso sería terminar de derrumbar esta torre de cartas que sólo le queda una brisa para que todo se caiga.
Cierren la ventana, que estamos en campaña, tenemos Papa Jesuita. Sin Embargo, los periodistas no terminamos de entender que nuestro compromiso es con la gente y no con el poder, como no lo entiende la política y la iglesia, pero si lo entiende Dicovery Channel.


Mi tío se llamaba Luis del Valle

Luis del Valle González de 62 años de edad, murió este sábado tras agonizar seis días después de una brutal golpiza. El hecho ocurrió el 27 de enero en las cercanías de la estación del Metro de Capitolio, municipio Libertador. (News Report/ YKMP).-

Mi tío se llamaba Luis del Valle, el hermano menor de mi Papá con quien se armó de cojones para dejar su pueblo y venirse a Caracas a estudiar. Ambos bregaron e hicieron todo lo posible para que la vida le entregara lo mejor en una ciudad que les decía que podían vivir mejor, salir adelante, cambiar su vida.

Con los años todos nos alejamos, es normal, creo yo, y tenía mucho tiempo sin verlo. Sin embargo, mi Papa siempre me ponía al día de como estaba. Se veían poco, pero mi padre siempre estuvo pendiente de él, sea cual sea la situación en la que se encontrase. Bien nunca estuvo, pero hacia lo que le gustaba. Ya estaba entrado en edad, por lo que hace poco le salió su jubilación del Instituto Nacional de Nutrición.

Así lo asaltaron: para quitarle 200 bolos en la esquina de Pedrera tratando de tomar un carrito para su casa. Lo molieron a palos con un tubo y le rociaron una líquido en los ojos que lo dejó ciego.

Pero eso no lo mató… A mi tío lo mata la falta de cama, la flojera de un médico del hospital militar (en minúscula porque no se merecen ni la letra capital), lo mata un seguro de jubilado que no alcanza ni para gasa, lo mata la necesidad de un estado de concentrarse en ganar elecciones con electrodomésticos, de pagar prebendas políticas a los parceleros internacionales, la salud de un presidente que habla de revolución cuando después de 14 años todo sigue igual… Exactamente igual.

Mi tío, Luis del Valle, muere después de una semana de ruleteo por el sistema de salud venezolano. Cuando por fin se dieron cuenta de la gravedad del asunto, ya era tarde. No lo recluían en una clínica porque el seguro era muy poquito y se lo iba a comer en nada… El seguro de un Servidor Público con más de 30 años en una institución que fue incapaz de ofrecerle algo mejor en la vida.

Mi tío se llamaba Luis del Valle, y no merecía una golpiza y menos morir después de una semana de agonía. Ya somos un Gonzalez menos, un venezolano menos, un familiar menos.

No me tocó exhibir titulares en periódicos amarillistas, pero les aseguro que el texto no sería muy distinto. Volvemos a ser noticia de última página, esas que rellené durante años huyéndole a la muerte.  Creer en este país no es una opción ya, pero lo que más duele no es dejar de creer en él país, sino en su gente, que mata por 200 bolos, que se roba la gasa, que manda a una persona golpeada para su casa, que no le mejora la calidad de vida a los empleados públicos por más diputado que sea, que se gasta el dinero de mi país para curarse en Cuba sólo porque el mandato popular le dice que es “El Presidente”…

Mi tío se llamaba Luis del Valle, y lo mató mi patria por 200 bolos.

http://www.el-nacional.com/sucesos/Asesinaron-polinacional-tiroteo-Lecuna_0_130787675.html

http://www.entornointeligente.com/articulo/1348785/VENEZUELA-8-crimenes-se-registraron-solo-en-el-Jose-Felix-Ribas-01022013

http://www.diariolaregion.net/seccion.asp?pid=29&sid=1560&notid=140284

http://informe21.com/actualidad/con-un-tubo-mataron-a-un-contador-publico-de-62-anos-en-capitolio-caracas

http://noticiaaldia.com/2013/02/para-robarlo-delincuentes-asesinan-a-sexagenario-propinandole-una-brutal-golpiza/

http://www.lapatilla.com/site/2013/02/03/mes-de-enero-cerro-con-420-muertes-en-el-area-metropolitana/

http://www.notitarde.com/Sucesos/Muri%C3%B3-sexagenario-que-recibi%C3%B3-brutal-golpiza-por-asaltantes-en-Capitolio/2013/02/03/163740


A %d blogueros les gusta esto: