Politizar la vida…

No es que me desencaje el homicidio de una persona pública. Es sensato considerar los hechos con cabeza fría y en lo personal creo que este no es el momento de ser reactivo ante una situación descontrolada por más de 15 años. El hecho es que pareciera que esas cosas que no tocan a los venezolanos pudientes y poderosos se convierten en un tema central de sus pensamientos cuando ocurre un hecho tan terrible como éste a una Miss Venezuela, una de las diosas de la belleza venezolana, una de las piezas de nuestro imaginario popular, parte del engranaje del ser venezolano.

En mis años como reportero de sucesos fue muy impresionante ver como día tras día el mundo daba vueltas terriblemente y se convertía e una centrífuga de violentos hechos, cada día peores, más agresivos, más insensibles, y mucho peor, con cada vez menos sentido. Cuando la corriente me llevó a otras aguas toda mi familia respiró: marco va a cambiar, será menos neurótico, menos insensible, menos crudo, menos inconsciente. Nada de eso paso.

La violencia siempre fue parte de mi conciencia como periodista y luego, cuando tuve oportunidad de hacer trabajo político y entendí la función de la política tuve la oportunidad de convertirme en un embajador de conciencia a esos dirigentes que me tocaba llevar y creo que tuvo resultados.

He sido crítico ante el bastión de lucha de la oposición de la gobernabilidad, siempre me ha parecido una estupidez, pues el esfuerzo se diluye torpemente en asuntos como ello porque no afecta a los ciudadanos, y allí es dónde queda los temas concretos y sensatos que debe atacar la clase política. Lamentablemente la visión de revolución es totalmente político, dirigido al control de la gobernabilidad y de los asuntos que conciernen al poder y el uso de los bienes del estado para el mantenimiento de esto, si no fuera así, luego de la muerte de Chávez, Maduro nunca hubiese sido presidente, pero la realidad es tal cual como está hoy.

La noche ha sido terrible. Mi cabeza no paraba de pensar en cosas que realmente me preocupan y recuerdo cuando Antonio Ledezma llevaba dando tumbos un cierto liderazgo en Caracas con Alianza Bravo Pueblo. Escucharlo siempre fue una apología a la locura, o por lo menos eso pensaba yo en su momento. Antonio siempre fue un tipo con una visión clara, un poco desencajada de lo común y corriente; eso lo mantuvo a flote durante muchos años (quizá esta opinión sea disonante de lo que he conversado en otras ocasiones, pero digamos que el que no reflexiona sus cosas puede que sea un trasnochado toda la vida). Hoy es uno de los bastiones de la reivindicación política de la gobernabilidad y la capacidad de hacer cosas para la gente y por la gente, precisamente el punto que tiene valor en esa lucha.

Pero creo que es momento de plantear nuevas visiones de revolución, una revolución verdadera que se plantee desde lo profundo de la conciencia, consecuente con el país y la necesidad que tenemos, que se coloque por encima de nosotros mismos, de la misma clase política y se genere una conciencia nueva, sin violencia y transformativa de todos los venezolanos.

Hoy podría criticar muchas cosas: ¿para qué tenemos una Asamblea Nacional que no tiene el poder de legislar? Cada sesión son horas de dinero perdido para el estado y su proporcionalidad no es la más representativa de todas, su efectividad es cada día menor y su función se entrega terriblemente a una habilitante que no cumple con las necesidades de los ciudadanos, en la resolución de sus problemas, en la estructuración de leyes que regulen la seguridad administrativa y legal del país.

También pensaba sobre la función de los poderes judiciales y su función, incluyendo de los ministerios que administran ese sector. De qué nos sirven si no tenemos a los policías en donde deben estar y están peor armados que cualquier patán de barrio. Para qué tenemos a los militares, que su función es resguardar la soberanía del país (no la del partido) vendiendo papas y cebollas. De que nos sirve tener un ministerio de cárceles que no puede controlarlas y entrega su poder a los pranes y líderes del penal para llevar el destino de miles de presos. De qué sirve una Fiscalía y una Defensa Pública que estamos desprotegidos en las calles, eso sin hablar de Indepabis, donde pareciera que te están haciendo un favor por defenderte, cuando cobran un dineral sin hacer nada (el caso de mi mamá y su carro tiene más de un año y nada que camina).

Creo que la verdadera revolución es sincerar las cosas y hacer que este país se enderece desde el principio: si te multan, pide tu boleta y paga tus unidades tributarias, si trabajas en un instituto público, haz tu trabajo cabalmente y respeta a la gente, haz tu cola, respeta la luz, párate temprano, cumple como ciudadano, reclama, resuelve, embolsa bien tu basura, paga tus servicios (todos tus servicios, no seas arañao); si eres policía, sé policía; si eres militar, sé militar no vende papas; si eres ministro, sé ministro; si eres diputado, sé diputado; si eres magistrado, se magistrado.

Esta visión de revolución ha trastocado la realidad y ha hecho que los ciudadanos nos convirtamos en cualquier cosa menos lo que debemos ser. Ha hecho que usemos el dinero para lo que no debemos (como comprar el cupo Cadivi para comprar dólares y traértelos para ganarte el triple y poder pagar una piche lavadora y una nevera, por ejemplo), ser como no hemos sido nunca.

La política es el acuerdo del bien común, algo que perdimos, precisamente por la visión trastocada de esta realidad que malquebien vivimos. El acuerdo en vivir en comunidad es fundamental pasa salir adelante y eso es precisamente una revolución, hecha de ideas, de pensamiento crítico, de conciencia y paciencia.

Debemos politizar los problemas sociales que vivimos porque así llegamos a un acuerdo de lo que debemos hacer, que no es precisamente meter la cabeza debajo de la tierra y esperar que todo pase, como ocurre. Debemos politizar la vida, porque de muertos ya tenemos bastante.

Anuncios

Acerca de mtgonv

Comunicador, publicista y periodista, dedicado al Estudios del Discurso, la comunicacion digital y los medios sociales.editor de los blogs mtgonv.wordpress.com, desdepaloverde.wordpress.com y lasmanerasdeldecir.wordpress.com Ver todas las entradas de mtgonv

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: