CAP según el mundo

Hay gente que le recuerdan a uno lo que uno es y a lo que viene a hacer en el mundo. Puede ser precisamente esa persona la que te alegra la vida, la que resuelve el día con un chiste, la que te da los consejos más alocados, la que te quiere cambiar las ideas por otras más comerciales, o te dice que te va a tumbar la jeva para que termines casándote con ella. Ese en particular, no es Carlos.

Carlos es un personaje que se pone el sombrero y le cambia la mirada. Le incita la ironía, le atrae el poder y lo facil del habla lo acerca endemoniadamente rápido a él… Es decir, definitivamente es el tipo que no te quieres encontrar cuando estas mejor tornillado a las sillas de los poderosos, porque te va a sacar la piedra con esa pregunta que todos quieren hacer y nadie se atreve a preguntar.  Pero ese tampoco es Carlos, ese era CAP, el que hoy esta colgado en un estudio de un escritor brillantisimo que procuro visitar de cuando en cuando.

Carlos es un personaje de familia, que reverencia a su madre, que ama incondicionalmente a sus hermanos, que corre a buscarlos cuando lo necesitan, que saca fuerza de donde no la tiene por sus viejos, e idolatra fielmente la pluma de su padre, con admiración y respeto de periodista, pero con la pasión de un hijo que se desvive por darle el puesto que merece. Pero ese no es precisamente el Carlos del que les hablo.

Carlos es un personaje salido de las historias más románticas de Corín Tellado. Es un escritor de poemas y de cartas llenas de vuelos, de pasiones, de letras prestadas y propias, de lenguaje construido de otras historias, otros vídeos, otros diálogos de teatro, de creaciones personales disfrazadas de otros. Carlos es el tipo conquistador… pero ese no es el que me interesa destacar.

Carlos es de Satin. Ella por sí sola es todo un personaje. Es rubia, cariñosa, un poco pasadita de peso pero adicta al tenis. Es sin duda la que tiene colgada el cuello el nombre de Carlos y lo mantiene con orgullo. A veces es un poco celosa, pero que mujer no lo es cuando ama intensamente.

Carlos no es nada de esas cosas. Carlos es un amigo que tengo. Que sabe enseñar que la vida es, puede y debe ser una aventura. Y que te golpea en el pecho cuando se te olvida…

Anuncios

Acerca de mtgonv

Comunicador, publicista y periodista, dedicado al Estudios del Discurso, la comunicacion digital y los medios sociales.editor de los blogs mtgonv.wordpress.com, desdepaloverde.wordpress.com y lasmanerasdeldecir.wordpress.com Ver todas las entradas de mtgonv

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: