La paella del año…

Pascual llegó temprano con todos sus implementos. Vino con su madre, la señora ángeles, Anita y con El Flaquito, ataviados todos con sus franelas amarillas de Don Pascualón. Luego, fueron llegando todos uno a uno con ganas de comer, porque la promesa del día era comer la mejor paella del mundo… Una paella valenciana que hacia agua la boca de todos cuando les avisamos por teléfono.

El ron Ocumare pasó por mano de todos. Algunos, como mi suegro, lo deleitaron seco. Otros como mi viejo, prefirieron la cerveza o el vino. El hecho es que todo estaba aquí. Comiendo, bebiendo, conversando, disfrutando de los aromas de la fulana paella mientras se hacía. Así que sea cual sea la razón de su presencia, estábamos todos, alegres en la casa que tiene un año dándonos cobijo.

En algún momento del día nos cruzamos, nos miramos, nos sonreímos. En otro momento, nos besamos fugazmente. Otro… simplemente nos tomamos de la mano. Todos estaban felices, pero especialmente, estábamos felices por estar con todos. Cuando se fueron nos sentamos. conversamos de las conversaciones, los cuentos, las miradas y las sonrisas. Conversamos del futuro. Los daños colaterales de la paella fueron menores a las de las ocasiones anteriores pero dejamos eso así, Mañana era otro día de nuestro segundo año.

Apenas un año juntos, y todo lo que falta.

Anuncios

Acerca de mtgonv

Comunicador, publicista y periodista, dedicado al Estudios del Discurso, la comunicacion digital y los medios sociales.editor de los blogs mtgonv.wordpress.com, desdepaloverde.wordpress.com y lasmanerasdeldecir.wordpress.com Ver todas las entradas de mtgonv

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: