Un año después…

Debemos reconocer que ha pasado mucho tiempo desde nuestro ultimo post. Han pasado millones de cosas que pueden ser contadas, pero el tiempo, el cansancio, el dia a dia, ha hecho que dejaramos muchas cosas “para después”. Entre ellas, claro está, los post del blog. 

Sin embargo, el día que acontece es especial. Hoy es 23 de octubre. Hace un año decidimos emprender este camino juntos. Un camino, que como todo el la vida tiene sus baches, sus paradas, sus ventas de flores y de frutas, sus paradores para dormir, sus areperas, sus noches de soledad y otras de mucha gente que nos quiere, sus inventos, sus amigos incondicionales, sus crisis, sus discuciones por donde van las cosas en la casa, en fin, de cientos de cosas domesticas que hacen que la vida sera simplemente un especiero de muchos sabores y olores.

Lo más divertido de todo es que hoy es domingo: Como de costumbre, la espalda me botó de la cama temprano y yo estoy en la hamaca escribiendo mis historias, Ella duerme plácidamente después de una semana de trabajo fuera de Caracas. Las arepas las haremos en un momento y se las llevaré a la cama con un jugo de cualquier cosa que se me ocurra. 

Haremos almuerzo, abriremos una botella de champaña y brindaremos por un año maravilloso de muchas experiencias poco comunes (porque con nosotros en el barco la vida esta lejos de ser común), y brindemos por los amigos que siempre estuvieron y estarán acompañándonos en la vida, por mi madre que esta siempre pendiente de ella, por mi suegra que siempre esta pendiente de mi. Por los viejos que de vez en cuando pasan a darnos la vuelta para vernos. Por los Guía, que nos abrieron las puertas de su casa y nos ofrecieron un espacio modesto y sencillo para empezar nuestras vidas. Por Gustavo, que en paz descanse, por ser un maestro en muchos aspectos, pero esencialmente en la vida. Por Nancy que a pesar de todo y de ella misma, sigue siendo una persona que nos da lo mejor que tiene, su presencia y su apoyo. Por Ana y Pascual y Santiago, amigos incondicionales que son y serán compañeros del mismo camino. Por nuestros hermanos, que están para estar, y no importa para que más están. Por el tiempo, que nos ha dado la oportunidad de vivir esta vida a gusto y placer. 

Por DIOS… que entrelazó nuestros caminos.

Han pasado 365 días desde aquel sábado que nos vestimos de luces para firmar nuestro contrato de matrimonio y decirle a los mayores que estábamos dispuestos a elegirnos como compañeros de vida. Hoy, un año después… yo cuido su sueño de domingo mientras escribo, como siempre…

Gracias por darme este año tan maravilloso… Hoy comienza otro, que será, seguramente, mucho mucho mucho mejor. 

Anuncios

Acerca de mtgonv

Comunicador, publicista y periodista, dedicado al Estudios del Discurso, la comunicacion digital y los medios sociales.editor de los blogs mtgonv.wordpress.com, desdepaloverde.wordpress.com y lasmanerasdeldecir.wordpress.com Ver todas las entradas de mtgonv

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: