Río Chico es un romance

Todos los viajes a la playa son divertidos. siempre hay comida, cerveza, compras, algunos percances (si no, no es viaje familiar), entre otras cosas que hacen que cualquier vaina que se haga sea merecedora de ser contada. Sin embargo, la semana dejó muchas reflexiones y cosas en qué pensar.

De nuevo los amaneceres y atardeceres se convierten en gratas compañías donde la luz de las laudes y las vísperas resultan necesarias para escuchar los pensamientos más claramente. Por suerte, mi fortaleza está siempre apoyada en quien me acompaña, quien no es más que una dama de huesos firmes y piel bronceada que se recuesta en tu hombro y te habla de los eventos futuros.

Sin embargo, cualquier cosa que uno piense o desee se funde con los colores y los sonidos de los atardeceres y, aunque no se olviden, las palabras se distancian una de otra con el cantar de los pájaros. Aunque no me terminó de agradar la posada (creo que a ninguno), Río Chico es un romance.

Anuncios

Acerca de mtgonv

Comunicador, publicista y periodista, dedicado al Estudios del Discurso, la comunicacion digital y los medios sociales.editor de los blogs mtgonv.wordpress.com, desdepaloverde.wordpress.com y lasmanerasdeldecir.wordpress.com Ver todas las entradas de mtgonv

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: